Es un día agradable, al sol, y que mejor disfrutar de unas tapas?
Así nos dispusimos a ir al Saint Germain.

Podemos encontarlo en la calle Postigo Belutti, una perpendicular a la Gran Vía, casí enfrente de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús.
Muy cerca de otros sitios como el Mercado.


http://maps.google.es/maps?q=37.178412,-3.599724&num=1&t=h&sll=37.178523,-3.599419&sspn=0.006295,0.006295&ie=UTF8&ll=37.178603,-3.599154&spn=0.002009,0.004726&z=14&output=embed
Ver mapa más grande

Aunque en un principio queriamos estar al solecito, estaba todo lleno y tuvimos que conformarnos con un hueco en la barra.
El sitio tiene una clientela mas cuidada, es pequeñito y con un ambiente tranquilo y sosegado que hace agradable la estancia.
Me ha gustado especialmente la decoracion del sitio, teniendo su nota de peculiariedad en el hecho de que está enteramente dedicado a Marcel Proust, plagado de fotos textos y recuerdos del escritor…
Las tapas no son a elegir (pero te preguntan si quieres, por si no te gusta cambiartela por otra) y a nosotros nos han puesto callos (para mí) y champiñones, que a mi niña no le gustan los callos.

El precio es el habitual ultimamente en muchos sitios, 1,80€, y aunque las tapas no son a elegir, si son bastante originales … por lo que para probar tapas distintas. y disfrutar de una buena pinta de cerveza o un caldo de los campos españoles (sobre todo en buena compañía) es altamente recomendable.

Estas otras fotos se corresponden con la útima visita que hice, en esta ocasión acompañado del grupo de Instagramers de Granada.
Aquí si que conseguimos una mesa al sol, si bien tuvimos que mudarnos de sitio algunas veces… buscando la sombra cuando mas apretaba el lorenzo.

La primera ronda estuvo compuesta de 3 cervezas y un lambrusco, por el que me decante, tras dudar un rato…
La tapa que nos pusieron, fueron unas tostas de queso blando, cubiertas por mermelada de pimiento rojo y acompañado todo de unas olivas.
Y aunque a alguna persona de las que nos acompañaban no le gustaban las aceitunas… eso no impidió que alguna mano se colara en la foto con ansia de probar bocado…

En una segunda ronda, en la que se nos unio Jose, todos pedimos cerveza.
En esta ocasión la tapa fueron unos cuencos de ensalada de pasta… pero con el detalle de ser individuales para cada uno.

Unas tapas bastante agradables para acompañar una buena charla.
Lastima que nos fuimos porque cerraran la cocina.

Anuncios