Nos encontramos a este bareto en la calle Rector Garcia Duarte, justo a espaldas del Establo.

Empezando por lo importante, la carta de tapas es la que veis en la foto (a mi la hambuerguesa me gusto bastante) y por lo tanto hay para elegir, si bien siguendo la tonica en la variedad de los otros locales.

La decoración del local, recargada, ofrecía un ambiente rustico y casí siempre está a tope.

Como notas negativas cabría destacar el precio, pues se ve que como el resto de establecimientos de la zona se ha unido a la moda de subir los precios así por que sí y en segundo lugar, el aspecto descuidado, algo desaliñado, no muy higienico del dueño, que aparentemente se encarga de la cocina (todo estaba a la vista).

Ah, olvide decir, que al tener esos precios, entra a formar parte del club que he dado en llamar TE ROBO PORQUE SÍ.

Anuncios