Un bar de reciente apertura situado en la calle la calle Mulhacen, justo enfrende la Taberna Belmonte encontramos este recogido establecimiento.
Con una decoracioón cuidada, donde abunda la madera y el cristal, nos transmite una gran sensación de limpieza.
La carta de vinos es amplia y las tapas que podemos encontrar se salen de lo habitual de lomo pincho y demás…
Todo ello acompañado de una buena musica y de un ambiente para nada cargado.
También dispone de racions, si bien no pedimos ninguna, y nos conformamos solo con la tapa, que era un revuelto de champiñones con bacon…
El precio de la consumición, el habitual en este tipo de locales algo mas selectos, 1,90, pero bueno… por una vez se puede perdonar
Anuncios