http://maps.google.es/maps?q=37.176093,-3.597004&num=1&t=h&sll=40.396764,-3.713379&sspn=7.829737,14.985352&ie=UTF8&ll=37.184322,-3.612785&spn=0.001522,0.002411&z=14&iwloc=37.171933,-3.603784&output=embed
Ver mapa más grande

En la esquina de la calle Reyes Catlicos, bajando desde Plaza Nueva, con la calle Espirtu Santo, esta La Cueva.
Es un lugar para comer y tapear de ambiente tradicional situado como digo en pleno centro histórico de Granada.

Nada más entrar llama la atención por lo espacioso y luminoso que es el sitio, así como de la sensación de limpieza que transmite.
La decoración es clásica, con mesas formadas por la parte superior de barriles, taburetes para tapear así como mesas en hierro forjado, paredes de ladrillo visto… todo ello con jamones colgados en la zona de la barra y abundancia de motivos tradicionales.

Nos pedimos dos cañas, que el tiempo y el frio apremiaban.
La tapa como imaginabamos iba a ser de embutidos o chacinas, pues es el fundamento del sitio, pero lo que no esperabamos era la presentación.
Nos la srivio el camarero (muy correcto y eficiente por cierto) en un papel como en los que se suele envolver el embutido al comprarlo.
Y lo hizo sin entrar en contacto con la comida, deslizandolo desde la bandeja.
A muchos quizás les pueda parecer cutre, pero a mi me parece una manera original de servir una tapa (según que tapa claro jajaja, que no tenga salsa).

La tapa en cuestión era de ques de cerdo iberico y salchicha de cerdo; poquita cantidad, pero como de lo que se trataba era de… primero estar un rato agusto en un sitio nuevo, y segundo… de tener algo en el estomago…. pues vino bien, aunque una rodaja más… mmm
Otras tapas que vimos pasar eran de lomo de caña iberico o alguna de jamón.
En las mesas había gente comiendo, y por lo que pude ver la presentación de los platos era muy cuidada, lo que los hacía apetecibles y que entrarán por los ojos.
En lo relativo a los precios creo que se encuadran en la tónica general de un sitio situado en zona centrica de la ciudad, con un buen ambiente, y que sin embargo no son caros, ya que estos días de viaje hemos visto sitios con precios escandalosos.
Es un buen lugar para tomar unas tapitas que abran el apetito, eso sí, si encontramos sitio, ya que suele estar lleno, y lo de ayer de encontrar hueco, fue una raya en el agua.


Anuncios