http://maps.google.es/maps?q=37.17401,-3.599472&num=1&t=h&sll=40.396764,-3.713379&sspn=7.829737,14.985352&ie=UTF8&ll=37.173538,-3.599653&spn=0.003043,0.004823&z=18&output=embed
Ver mapa más grande

La calle milagro es una paralela a Reyes Catolicos, cuya entrada más facil es por la salida a su vez de Mesones por Puerta Real, tras la sucursal de Caja Granada.
Y es en esta calle donde hemos estado hoy probando un sitio nuevo…
Sín mas rollo vamos a ver que tal nos ha ido en la Boca de oro…

La dificultad para encontrar el bar, que esta algo escondido, ha hecho que durante un buen rato fuesemos los unicos que estabamos, pero como es normal… lo hemos terminando llenando… (broma jj).
Nada más entrar no encontramos con un estilo de decoración entre añejo, debido a que antes acogía otro bar con bastantes años, y el toque mas joven de los nuevos dueños.
Y por lo menos tenian música y no la tele ni el futbol jj.
En el como podeis ver nos encontramos unas tapas que se salen de lo que se suele proponer en los establecimientos a la hora de tapear.

En primer lugar hemos pedido unas bruschettas, que veis en la foto de arriba, con ajo tomate y queso, si bien alguien al pedirla penso en brocheta….
Como veis no es pincho, sino una tosta de pan crujiente cobierta con los ingredentes uqe le dan nombre.
Se trata de un plato típico italiano, que consiste en rebanadas de pan tostado, rebozadas con algún ajo y puestas a la parrilla para que se doren, al servir se riegan con aceite de oliva, sal y pimentón molido.

En segundo lugar hemos pedido unos naxos con carne y queso fundido.
Sobra explicar que es un naxo porque todos lo sabemos.
Lo más gracioso, si bien algo kitsch, es el elefante como servilletero

Este sitio antes era otro bar, llamado Gila y con cierta tradición.
Ahora cambia de dueños y de tipo de tapas y de clientela.
Cuando llegamos el local estaba vacio, si bien fue entrando gente, la mayoría de origen foraneo, ya que incluso los camereros (al menos dos) eran extranjeros.
El servicio ha sido rapido y las chicas agradables, si bien a una de ellas le costaba algo entender el español jj pero tenia gracia la conversación que se establecía.
El precio por cada consumición ha sido de 1,70€, que bueno no esta mal, sobre todo si uno quiere probar unas tapas distintas.
Como nota positiva, destacamos que es un sitio amplio con bastantes mesas para estar sentado y una amplia barra si se va con un grupo de personas, si bien echo en falta una luz más intensa.

Anuncios