Otro nuevo bareto que visitamos ayer, de reciente apertura y que llevabamos tiempo esperando probar con curiosidad.
Se trata de la taberna Rincón de Peñabón, situada en la calle San Matías, al principio según se accede por Plaza de Mariana Pienda.
Curiosidad; Peñabón hace referencia al cerro del mismo nombre, o conocido como Peña de los Papos, situado en el entorno de Trevelez, en la Alpujarra granadina.

Llegamos y pese a que normalmente está lleno, nos lo encontramos tranquilo de gente (si bien se fue llenando)
Nos sentamos en unos taburetes, pues la decoración se asemeja a la de una taberna antigua y pedimos una caña y un vino sin alcohol (es lo que tiene conducir).

La tapa no se podía elegir y fue jamon cocido en una tosta de pan con aceite acompañado de unas aceitunas, que la verdad, hace que no te tomas la caña “a palo seco”.
Pero vamos, que no fue una sorpresa, si bien otro día habrá que tomar más de una a ver como se comportan en la segunda… o tercera.

El servicio fue muy rapido, ya que enseguida teniamos la tapa; a mi parecer las tapas se basan en embutidos y chacinas, como en La Cueva (pero no estoy al 100% seguro).

Con respecto a la decoración llamó la atención ese toque añejo, que incluso hacia que unos clientes discernieran sobre la antigüedad de una placa que había en la pared, todo ello en ladrillo visto.
Solo una nota que no me gusto, bueno, un detalle y era las cajas de bebidas, algunas cerca de las mesas, en vez de situarlas mas ocultas a la vista, que rompía la homogeneidad del lugar.
Con respecto a precio decir que la caña estaba a 1,50€, lo cual es un precio bastante bueno, si bien el refresco o vino sin alcohol sube a 1,80.
Como conclusión será mejor que cada uno saque la suya si visita el sitio o si lee estas lineas (como digo tengo que ver que mas tapas ponen, que ayer no pude ver en las mesas), pero teniendo en cuenta el precio de la caña y si las tapas que ponen en general son aceptables, estamos en un lugar bastante recomendable para salir con el estomago lleno.

Anuncios