Y por la noche… estuvimos cenando con unos amigos en La Ninfa… en el Campo del Principe.
Y gracias a mi editora y coautora Nani, que es la que me lo recomendó.

http://maps.google.es/maps?q=37.172642,-3.592138&num=1&t=h&sll=37.176676,-3.595759&sspn=0.00227,0.004823&ie=UTF8&ll=37.17282,-3.593189&spn=0.00227,0.004823&z=18&output=embed
Ver mapa más grande

Antes de nada decir que esta foto de la entrada no es mía, pues el movil de noche no permitía tirar fotos en las que se viera algo, así que tuve que recurrir a una foto que había en el Flickr de Kafeole.

El sitio esta en el Campo del Principe, del que hemos hablado en algún momento en este blog, y que es el corazón del barrio del Realejo (del que soy) y uno de los mas caracteristicos de Granada.
Es un casa tradicional de varias plantas, situada junto a otro estupendo sitio como es Rossini. Esta profusamente decorada tando en el exterior como en el interior con conchas pintadas y decoradas, y elementos de tipo marinero.

En la última planta hay una terraza que en verano me han comentado que es una pasada para cenar por la noche.
En las plantas, si encuentras una mesa libre, de las que dan a las ventanas, tendremos como vistas todo el Campo del Principe con el hotel Palace y el Carmen de los Acosta al fondo.
Ah, decir que el sitio, creo que solo abre por las noches.
Pedimos para empezar Mozzarella con pandonina…
En la presentación como veis se trata de un recipiente de barro con Mozarella fundida para untar en la base de pizza así presentada…
Y tenía que ser rapido antes que el queso se

Luego pedimos dos pizzas; ambas para compartir, la primera era una Alpujarreña, con jamón, chorizo, cebolla, carne picada…

Y esta otra era Serrana, con jamon, cebolla, aceitunas y no recuerdo que más jjj

Ambas estaban muy muy buenas, acompañadas de unas Alhambra especiales, un par de tintos de verano y dos riojas…
El servicio fue rapido, la chica nos sirvio enseguida y muy agradable, y eso que al entrar aunque había gente, no había agobios, cosa que vario al poco rato ya que practicamente todas las mesas de todas las plantas estaban ocupadas.

En la carta había carnes, pescados y obviamente pastas y pizzas.
Los precios creo que son asequibles a todos los bolsillos y lo hacen de un buen sitio candidato a más de una cena, tanto por su originalidad, como por lo que podemos comer.

Anuncios