Ayer Domingo nos fuimos de comida familiar por aquello del día del padre y de los “pepes” a Pinos Genil.
Es un pueblo en las faldas de Sierra Nevada, que atraviesa el rio Genil, y que da nombre al pueblo.
Ibamos a un lugar que era nuevo para mi, si bien no para el resto de mis acompañantes.
Vamos al restaurante Guillermo

http://maps.google.es/maps?q=37.163233,-3.501909&num=1&t=h&sll=37.163395,-3.502635&sspn=0.071153,0.128059&ie=UTF8&ll=37.163014,-3.502901&spn=0.002279,0.004823&z=18&output=embed
Ver mapa más grande


La situacíon como os digo, es Pinos Genil, pueblo al que se llega por la vieja carretera A-4026 (pasando Cenes de la Vega) o por la A-395.
No os espcifico más en el mapa porque maps no admite mas resolución, pero al ser un pueblo pequeño no tiene perdida y además a cualquiera que le pregunteis os puede decir.
En el mismo pueblo podemos encontrar otros sitios donde comer, como es Los Cazadores, del que me han hablado, pero en el que no he estado.
No obstante está entrando al pueblo a mano izquierda una vez llegamos al rio y lo bordeamos dejandolo a la derecha.
Con respecto a los platos, no puedo decir mucho, ya que como veis, son los tipicos platos que todos hemos comido en muchas ocasiones de nuestra vida tanto en la calle como en casa.

Este primero es sangre frita.
El de la foto de a continuación… son migas de arina acompañadas de pimientos fritos y longaniza (o chistorra según de donde seamos).

A continuación algunos pidieron arroz, del que dieron buena cuenta.
Hay que decir que los platos como veis son generosos (bastante profundos).


Las costillas en salsa que nos pusiero, fueron la tapa para acompañar alguna cerveza que se pidio y el vino del terreno (que podemos comprar en el mismo pueblo) para hacer mas suave la comida.

Llegados los segundo platos, unos optaron por unas patatas a lo pobre con huevos…

Otros por lomo al ajillo, tambien con acompañamiento de patatas a lo pobre, y otros por solomillo de cerdo a la pimienta, del cual por desgracia no hay fotos.

Llegados a los postres unos (yo por ejemplo, aunque era compartido) nos decantamos por una tarta de queso, pero que al tener una capa de mermelada de frambuesa (no me gusta) tuve que ceder a otra persona.

En su lugar, al igual que otros que me acompañaban, tome unas natillas caseras con galletas.
Los postres a elegir eran en su mayoría caseros.
Todo esto se completo con cafes e infusiones varias…

Como veis, se trata de platos de toda la vida, servidos eso si, muy rapida y eficientemente por el muchacho.
Y eso que al poco de llegar, el sitio se llenó de gente y había personas esperando que nos levantasemos para ocupar nuestra mesa.
El sitio es pequeño, y se llena enseguida.
Respecto al precio, decir que aunque yo no pague, la comida para 7 personas con todo incluido salio por unos 90 euros, lo cual creo que es un buen precio en los tiempos que corren.
Lo dicho, si quereis variar de ambiente, de tipo de comida y de sitio, es una buena opción.
Salir de la ciudad y buscar un sitio desconocido en los pueblos que nos rodean, nos puede deparar una agradable sorpresa.

Anuncios