Ayer estaba pensando que sitio podría visitar, en el que aún no hubiese estado.

Y es que la verdad hay veces que las ideas brillan por su ausencia… y era el caso… pero de pronto me acorde de un sitio que me comento Josu, y decidí probar en el.

Se trata de La Fonda en la calle Alhamar.

Como decía se trata La Fonda de la calle Alhamar, no confundir con La Fonda Z de la calle Pinto Zuloaga (que ya comentamos y que pertenece a los mismos dueños.

Lo primero que nos llama la atención al entrar es la decoración clásica, a base de madera, donde a nuestra derecha queda la barra y a la izquierda algunas mesas, con una escalera a continuación que da acceso a una planta superior en la que hay otras mesas para comer.

No había demasiada gente cuando llegamos por lo que encontramos sitio en una esquina de la barra y nos atendieron rapido.
Aunque había una considerable cantidad de vinos donde elegir, nosotros nos decidimos por pedir dos cervezas.

No podemos elegir la tapa, dependiendo esta de lo que vaya saliendo de cocina.
En nuestro caso, como veis nos pusieron una rebanada de pan, con lo que yo creo que era jamón asado con algunas especias, acompañado en el plato con una rodaja de chorizo ibérico y unas patatas chips.

Nos atendieron rapidamente, y así mientras ibamos dando cuenta de la tapa, estuvimos viendo la carta, donde pudimos ver tanto raciones (medias y enteras), como platos.

En otra parte de la carta estan los vinos, divididos en botellas y para copear, y sus correspondientes precios.

El sitio tiene una clientela adulta, creando un ambiente tranquilo y sosegado, sín música de fondo ni televisiones que desvien la atención o creen un ambiente que no pegaría con el local.
El precio de las dos cañas (casí tubos) fue de 3,60€ las dos, que viene siendo el precio habitual en casí todos los sitios.

Anuncios