Hoy domingo, hemos salido a tomar algo, que el buen día lo merecía.
Nos hemos topado sin embargo con muchos sitios cerrados, por lo que andando hemos terminado casí en la Facultad de Ciencias… y uno de los sitios que hay por allí y al que hace que no vamos es el Establo…


Se trata del Establo, un bar situado en la calle Almona Vieja, junto a Gran Capitán y al lado de otros como el Paramos, El Labrador o El Rincón de Michael Landon.
Suele estar lleno, sobre todo predominando un ambiente joven, de universitarios en su mayoría, dada la cercanía a distintas facultades y centros, y al ser una zona en la que viven muchos de ellos.
También hay que decirlo, por el tamaño de las tapas, bastante generosas.

Como decía antes, suele tener una abundante clientela, y no no era una excepción.
Se trata de un local pequeño, con una barra que queda a la izquierda, y a la derecha un espacio con mesas bajas y taburetes, pero en el que suele ser dificil encontrar sitio.
En la plaza que hay al lado, ponen algunas mesas en las que poder tapear, pero de pie.
En nuestro caso encontramos un hueco en la barra.

Tenemos un sitio con una decoración tradicional, con algunos elementos que lo relacionan con el nombre que tiene.
Tenemos alrededor carteles con las tapas que podemos elegir, teniendo un maximo de dos variedades.
A su vez, otro mas pequeño, nos avisa que debemos pagar la consumición antes de retirarla, algo que no había visto en un principio y me sorprendio.
Y ya que hablamos de precios, decir que todas las consumiciones tienen el mismo coste, 2€, al menos cervezas, vinos de verano y refrescos.


En nuestro caso pedimos dos cervezas.
No digo cañas, porque no existe esa posibilidad.
Solo podemos pedir tubos o ya alguna marca en concreto en botella.
En nuestro caso, como primera tapa, y ya que había hambre, y al haber visto pasar por delante dos triquinis de considerables proporciones, nos decantamos por unas hamburguesas, que podeis ver aqui abajo.
Iban acompañadas por unas patatas pajeras de bolsa.
He de comentar que pese a estar lleno, los encargados de servir tenian una gran actividad y no paraban, por lo que practicamente no tardaron.


Una vez terminamos la hamburguesa, y viendo la hora que era, y lo dificil que era encontrar sitios abiertos, y dado que aún había hambre, decidimos pedir otra.
En este caso, dos coca colas… (yo no pedí zumo de tomate, porque se les había acabado…)
La tapa que pedimos en esta ocasión, fue una que tenian anunciada como novedad… shawarma.
A mi la verdad, aunque no era muy grueso, tengo que decir que me gusto, y hasta diría que llevaba falafel, aunque eso no lo puedo asegurar.


El sitio se iba quedando a veces mas despejado, y de pronto volvía a llenarse.
En una de estas, y dado que ya habíamos saciado sed y hambre decidimos ceder nuestro espacio a otros clientes…




Anuncios