Estamos ampliando horizontes, trás una semana más tranquila, hoy hemos vuelto a hacer una pequeña ruta por Granada.

En este caso hemos saludo de la zona turistica, desplazandonos a la zona de la la Plaza de Fontiveros.
Y como prueba de nuestra busqueda aquí os traemos lo que hemos encontrado… mientras tapeabamos en el Bar Romero.



Ver mapa más grande

Situado como decía muy cerca de Plaza de Fontiveros, haciendo esquina entre la calle Bruselas y la calle Primavera, se trata de un bar con corte tradicional, pequeñito y en el que de entrada nos costó trabajo encontrar sitio.
Por cierto, pilla cerca de Doña Rosquita, otro sitio recomendable.
Estaba a tope, y prueba de ello es que nos tuvimos que situar en segunda fila.

Con las cervezas en la mano, y sosteniendo el plato con la tapa como podiamos, fuimos cogiendo un lado de la barra poco a poco.
De primera tapa nos pedimos dos romeros, que eran una especie de bocadillo de lomo, con tomate, pimiento morron, bacon, ajo y perejil tomate y una anchoa.
Decir que el contraste de sabores estaba muy bueno y el tamaño era bastante generoso…

Esta es la prueba del delito…

La carta de tapas como veis es amplia, y nos permite dos variedades como máximo.
Pese a que el sitio estaba lleno, nos atendieron enseguida, y poco a poco fuimos acercandonos, hasta que encontramos un sitio en la barra.

Así pues nos dispusimos a pedir otra, para probar una nueva tapa…
En esta ocasión nos pedimos dos alpujarreños junto con dos mostos.
El plato es el que veis, con un juevo (de codorniz), chorizo, morcilla, pimiento frito, panceta y patatas… vamos para salir cenado.
Muy bueno aunque para mi gusto me van mas los pimientos mas digamos cocidos, y no tan fritos…

Mientras dabamos buena cuenta de la tapa pasó ante nuestros ojos una tapa de calamares fritos y otra de carne con patatas que entraban por los ojos… por si alguien va y quiere probar…

El sitio como deciamos, no es muy grande, pero da de sí, y encontramos junto a una pequeña terraza, 5 mesas dentro donde poder sentarnos.
Se trata de un sitio que podiamos decir de los de toda la vida, sin alardes decorativos, modernidades… pero que a la hora del tapeo cumple de sobra.
El precio además nos sorprendio gratamente, teniendo cada consumición un precio de 1,80€, que nos presenta, creo yo un buen balance calidad, cantidad, precio.

Con este bar, salimos un poco del centro, tan conocido y visitado por granadinos y foraneos, y constatamos como en los barrios de Granada, hay muchos y variados sitios donde tomar algo y disfrutar de eso tan nuestro como son las tapas…
Y si es ahora en la epoca primaveral que llega, si paran las lluvias, en una terracita mejor que mejor…

Anuncios