Abacería: Dicese del establecimiento de venta al por menor de aceite, vinagre, legumbres secas…

Con esta definición corta pero concisa abrimos lo que supone la crónica de un nuevo sitio que traemos al blog… se trata de La Abacería.

Sito en la calle Ganivet, en pleno corazón de la ciudad enfrente del hotel Melía, es de muy reciente apertura… apenas lleva dos semanas abierto, coincidiendo en fechas con la Semana Santa.

http://maps.google.es/maps?q=37.172976,-3.598409&num=1&t=h&sll=40.396764,-3.713379&sspn=7.829737,14.985352&ie=UTF8&ll=37.172761,-3.598344&spn=0.002035,0.004726&z=14&output=embed
Ver mapa más grande

Nos encontramos al llegar con un local pequeñito, decorado con motivos taurinos, y mezcla de elementos decorativos modernos y tradicionales.
Una barra en forma de “S” nos da la bienvenida encontrando opuesta a ella otra mas pequeña en la pared que podemos usar.

Tras la barra un estante con distintas botellas de vinos que ocupan la pared casí en su totalidad, y al fondo un rincón donde encontramos una pequeña cocina donde se preparan las tapas, y en la que llaman la atención las distintas chacinas que tienen colgadas.

Al llegar el sitio estaba vacio, eramos los primeros en entrar… eran casí las 9 de la noche y la amenaza de lluvía parecía que iba remitiendo.
Pero al poco comenzó a llegar gente, que o bien entraron o se quedaron en las mesas que tienen en la calle a modo de pequeña terraza.

Así, nosotros, tras echar un vistazo a los vinos que había, nos decidimos a pedir… pero empezando por dos cervezas
Como veis eran tubos por el tamaño, aunque estuviesen servidas en copas.
Al no ser demasiada la clientela en ese momento, nos atendieron rapido y no esperamos… nosotros decidimos ponernos en la pequeña barra a modo de poyete que había en la pared.

La tapa que nos pusieron estaba compuesta por dos saladillas que acompañaban a dos rollitos de york rrellenos de esparragos blancos y aderezados con una salsa de aceite y hierbas aromaticas.
Como comentó una señora en la barra al camarero, la tapa era fresca y bien presentada… solo que echaba de menos un tenedor.

Comentando ese aspecto estabamos, cuando nos decidimos a pedir otra.. de la que no quedó constancia gráfica debido a la charla que nos hizo evadirnos un rato…
Decir que repetimos en la bebida y que la tapa en esta ocasión fue salmorejo… en un cuenco bien presentado, y al que lo único que le eché en falta fue algo de sal, por otra parte perfectamente justificable cuando se trata de sitios públicos.

Así poco a poco pasó el tiempo y decidimos pedir la cuenta; el total… 8€, a dos por cada cerveza.
Olvidamos comentar al principio, que la clientela que lo frecuenta las veces que hemos pasado, y ayer… es de un perfil adulto, de unos 30 y tantos años para arriba, y en apariencia de una clase media alta.
Os dejamos además la entrada, ya que al estar en los soportales de la calle puede pasar desapercibido.

Anuncios