Noche de viernes y vamos camino de la Alhambra (ibamos) a verla bajo las estrellas, y callejeando por el Realejo, decidimos tomarnos algo.

Y que mejor que de camino, probar algún sitio nuevo… por lo que decidimos entrar a este local que lleva apenas unas semanas abierto… Bar Enostrum.


Tiene una facil localización, ya que se encuentra en la confluencia de las calles Pavaneras, San Matias y La Colcha, al final de la Gran Vía, a los pies de la Alhambra y en el inicio del Realejo.

Esta situado junto a La Brujidera, y muy cerca de otros sitios como Lola por Dios, El Garnatí

Además llama la atención por la estatua que encontramos dedicada a Yehuda Ibn Tibon, médico, filosofo y poeta.


http://maps.google.es/maps?q=37.1756,-3.596575&num=1&t=h&sll=37.176487,-3.597929&sspn=0.07114,0.128059&ie=UTF8&ll=37.175445,-3.596027&spn=0.002107,0.004726&z=14&output=embed
Ver mapa más grande

Nos llamó la atención le hecho de poder sentarnos en la terraza, y es que tras los días de inestabilidad, se agradecía un rato de buen tiempo.
La terraza además queda un poco más en alto, al menos una parte, por lo que hay cierta independencia de los viandantes.


En la parte de la terraza que es la que nosotros visitamos, tenemos para sentarnos unas mesas altas con taburetes.
En la terraza inferior, las mesas son normales, pero eso sí, como decía, ya en la acera.

Nos atendieron enseguida, nada más llegar.
Había aún mesas disponibles, por lo que no tuvimos problema.
Al ser un sitio nuevo, se respira limpieza y detalles.


Nos pedimos dos cañas, que es lo que pedía el cuerpo; no podemos elejir tapa, así que la intriga se mantuvo hasta que vimos que nos ponian unas rebanadas de pan con unos filetitos de lomo a las hierbas con una base de salsa y acompañadado de unas chips.


Con el hambre que había nos supo a poco la verdad… por lo que no tardamos mucho en volver a pedir.
En esta ocasión fue un zumo de tomate (sí) y otra caña.
El zumo de tomate con sal y pimienta… y volvimos a esperar la tapa…
Tortilla de patatas fue la tapa que nos pusieron esta vez.
Dos trocitos de tortilla, con un poco de mayonesa y dos rebanadas de pan.


Como veis son tapas, que sin ser muy grandes, cumplen con su objetivo de acompañar la bebida.
Mientras esperabamos, me dispuse a hacer algunas fotos en el interior del local; estaba divivido mas o menos en dos estancias.
Una dedidacada a la barra, pero que al ser pequeña, era casí exclusiva para el uso de los camareros.


Y otra zona con mesas, paredes de ladrillo en blanco, y un ambiente moderno y cuidado, que parecía orientada para raciones y platos.


En tanto, no dispusimos a pedir…
El precio de las cañas fue de 1,70€ cada una, bastante bueno, y el del zumo, de 1,90€.

Si tenemos en cuenta, que estamos en una terraza en el centro, el sitio… y si no tenemos mucha hambre, puedo decir que es un sitio recomendable… pero para ello esta la opinión de los lectores.


Anuncios