Hace unos días, acompañados aún de buen tiempo, y pensando donde ir, conseguimos encontrar hueco en uno de los sitios con solera de la ciudad.
Se trata del Casa Julio, y os contamos que tal nos fue…

http://maps.google.es/maps?q=37.176595,-3.596695&num=1&t=h&vpsrc=0&sll=37.176655,-3.596095&sspn=0.006295,0.006295&ie=UTF8&ll=37.176543,-3.596279&spn=0.000661,0.001419&z=14&output=embed
Ver mapa más grande

Podemos encontrarlo en la calle Hermosa, un pequeño callejón escondido, a mano derecho al final de la Calle Elvira al llegar a Plaza Nueva.

Se trata de un local pequeño, en el que es dificil encontrar sitio, con especialidad en pescado y frituras (parecido a los Diamantes).

Nada más entrar observamos una decoración con sabor añejo, tradicional, desde los azulejos a los objetos que pueblan sus paredes.
Nada de alardes ni modernismos.

Como decía encontramos sitio en la barra, ya que no hay mesas o taburetes, salvo un par de mesas altas que tienen en el exterior para cuando hace buen tiempo.

Con la primera consumición, dos cervezas, la tapa que nos ponen son unos boquerones en adobo (especialidad de la casa), que estaban la verdad muy buenos.
Me han recomendado pedir media de boquerones, y la verdad con lo buenos que estaban no cabe duda que es casí una obligación el hacerlo.

Con la segunda ronda, la tapa que nos pusieron fueron dos croquetas y cazón o rosada fritos.
Muy buenos igualmente.

El tamaño de ambas, si no excesivo, es el apropiado para saborear una tapa de pescado (algo no demasiado habitual), y abrir boca.
Hay también una carta en la que se ofertan raciones a distintos precios, que podemos tomar en la misma barra.

Al ser un sitio pequeño, los días con buen tiempo, como en este que fuimos, la gente que se sale a la calle a tomar la cerveza y la tapa muy al estilo del bar Provincias.

El precio de cada consumición fue de 1,80€… y ya sois vosotros los encargados de decir que os parece.

Anuncios