Lleva unos días el blog mas parado, pero por circunstancias ajenas a él… es que no me da tiempo jj.
Pero lo prometido es deuda y aun tenía algún sitio pendiente de publicación… y allá vamos.
En este caso se trata de La Taberna de Mol, a la que acudí a mediodía a tomar una cerveza con Josu.

Antes de entrar en faena, decir que el sitio esta en la calle San Isidro, una paralela a la Acera del Darro, a espaldas del hotel Carmen, y cerca de sitios como el Avila, Matador, San Remo o las Bodegas Los Tintos.

http://maps.google.es/maps?q=37.170893,-3.599085&num=1&t=h&vpsrc=0&sll=37.170034,-3.59882&sspn=0.006295,0.006295&ie=UTF8&ll=37.170337,-3.599031&spn=0.002646,0.005676&z=14&output=embed
Ver mapa más grande

Antes era conocido con otros nombres como La Bodeguita del Güejareño… pero al parecer lleva un tiempo con cambio de nombre y de dueños.
Nos acercamos porque había una chica agradable repartiendo pasquines, y con el calor que hacía no era cosa de dar vueltas.

Nada más entrar vemos que se trata de un local con una decoración estilo medieval, con vigas y techos de madera, y columnatas decoradas imitando a las piedras de los canteros.
A la derecha una barra alargada, y a la izquierda unos toneles hacen de mesas en las que poder tapear.

No había mucha gente por lo que encontramos sitio rapido y sin problema; al igual ocurrió con el servicio.
Enseguida nos preguntaron que deseábamos tomar. Con las temperaturas en la calle la elección fue facil… dos cañas y mientras nos dejaron la carta de tapas y raciones para elegir.

Esta es la carta, divididas las tapas en frias y calientes. Se pueden elegir dos variedades por mesa, pero en nuestro caso decidimos la misma para ambos.
La elección… bombas de carne con salsa de piquillo y ali oli de pan frito, las cuales habíamos visto pasar antes y tenían buena pinta.

Como veis se trata de unas tapas que desde mi punto de vista están bastante bien y son algo diferentes a las que hay en otros sitios.
En las paredes había también tablones con distintos tipos de vinos y platos, por si alguno quiere probar… pero es algo en lo que ya no me fijé, la verdad sea dicha.

Veníamos de tomar algo ya en el D`Platos, así que tardamos un poco en saborear la tapa, y cuando nos quisimos dar cuenta e íbamos a pedir, se nos había echado la hora encima, por lo que mi futurible elección de una tapa de torre de berenjenas con tomate se quedó en eso… en futurible…

El precio de cada consumición fue de 1,70€, que viendo como están ultimamente los precios, considero bastante adecuado.
Quedamos eso sí, en esperar de ir otro día y poder probar alguna que otra tapa más, de las que nos quedamos con las ganas.

Anuncios