Hoy hemos seguido buscando sitios nuevos… y nos hemos acordado de la zona del ayuntamiento…
Al llegar, nos llamó la atención uno de ellos, Santo y Seña… y esta es la crónica.

En la calle Piedra Santa, a espaldas del ayuntamiento, en la calle Piedra Santa, encontramos el Santo y Seña.
Como nos comentaron, lleva 5 meses abierto, y la verdad, el trato fue excepcional.

Se trata de un moderno establecimiento, con decoración cuidada e interior amplio.
Encontramos la amplia barra a la derecha y algunas mesas a nuestra izquierda.
Al final, otra puerta que da a la calle de atrás, donde tienen alguna mesa alta más.

En nuestro caso decidimos sentarnos en las mesas (también altas) que hay en la entrada principal.
La chica que atendía nos preguntó enseguida que ibamos a tomar.
Dos cervezas fue la elección…

Nos pusieron las cervezas, de un tamaño considerable, viendo lo visto ultimamente.
La tapa no es a elegir; en nuestro caso nos pusieron este plato de carne en salsa que veis aquí abajo.

Como veis no estaba nada mal; había hambre pero no para pedir otra cerveza, así que nos dieron una carta con platos y raciones, a la par que me comentaban los platos del día que no aparecían en la carta.

Nos decantamos por unos huevos rotos con jamón… y mientras nos los servian, nos pusieron una tapa extra, sin haber pedido nada.
Un detalle a tener en cuenta y una sorpresa muy agradable, la verdad.
Eran como una bombas de patata y bechamel, con una cama de canonigos y unas gotas de mayonesa.

A los pocos minutos nos sirvieron los juevos rotos, junto con el pan, que además llevaba unas tortitas, similares a las “regañás”.

La presentación, tanto de las tapas, como del plato y en general es muy cuidada, y siempre estaban atentos por si deseabamos otra cosa o nos sobraba algo.

Así llego la hora de pagar; el total fueron 14€, siendo la cerveza en terraza a 2€ cada una.
Un buen precio, en el centro de la ciudad, en terraza y con el detalle de la tapa.

Y al traernos la vuelta, nos invitaron a un chupito (creo que de licor de avellana), en los curiosos vasos de la foto, lo cual constituyó otro detalle más.
Y es que son gestos así los que muchas veces hacen que uno repita en un sitio para tomarse una cerveza, o lo recomiende, a la vez que el servicio (sobresaliente en este caso) y el precio.
Por cierto, tienen página en Facebook (AQUÍ)

Anuncios