Ayer Viernes, pensando donde tomar algo, echamos mano de las recomendaciones que los amigos hacen en Facebook, y decidimos probar un lugar que nos había recomendado Fernando.
Se trata de la Bodega 17 Grados…

Aunque la verdad no sabíamos muy bien a que altura ubicarla, nos fiamos de nuestra brújula interior y dejamos que fuese ella la que guiara nuestros pasos.
Así nos encaminamos al Camino de Ronda… a espaldas de la Glorieta de Arabial junto a la antigüa Alsina.

http://maps.google.es/maps/myplaces?hl=es&mpa=0&ctz=-60&mpf=0&ie=UTF8&ll=37.172949,-3.608751&spn=0.002834,0.005665&t=h&z=18&vpsrc=0
Ver mapa más grande

Y es que en la calle paralela, Camino de Purchil, más o menos a la mitad, encontramos este establecimiento.
Y la verdad, aunque creía que era reciente, al comentarlo con la dueña nos informó de que llevan algo más de dos años abiertos.

Nos llamó la atención la decoración que encontramos en las ventanas que daban al exterior.
Con cristales en tonos verdes, adornados con siluetas de vides, había textos de la literatura más universal.

Y sirvan como ejemplo estas trés imágenes.

Una vez entramos encontramos un local amplio, con una barra alargada a nuestra diestra y mesas altas en el lado opuesto.

La decoración es cuidada, y se respira limpieza por los cuatro costados.
A espaldas de la barra, encontramos entre algunas marmitas de barro, gran cantidad de vinos.

Y en la misma barra una cuidada presentación de pintxos.

Esta imagen que acompañamos, nos muestra lo que son los pintxos que podemos pedir, independientemente de la tapa que ponen.
A su vez hay platos, raciones y roscas…

Cuando nosotros llegamos el local estaba vacio, pero al irnos al rato se encontraba a rebosar… increible, había gente haciendo cola…
Nos atendieron amablemente, rapida y cortesmente, y claro… nos pedimos dos cañas
La sirvieron en copa, que es algo que se agradece… y nos pusieron de tapa una especia de rollito relleno de jamón y camembert fundido.
Me recordó a la de hace unos días en el Masae.

Y como veís el plato y la presentación eran bastante curiosos.

En una segunda ronda, media hora más tarde, y ya con el local lleno, con otras dos cañas, nos sirvieron de tapa una especie de boladillos, creo que era bacalao, con cebolla caramenlizada y mermelada de pimientos rojos.

De todas maneras nos llamaban mucho la atención los pintxos que había, así que mientras aun nos duraba la cerveza, decidimos pedir dos… y uno de ellos causó sencación entre los clients cercanos, pues varios fueron los que nos preguntaron cual era.

En esta foto podemos encontrar los dos.
Al fondo y servido en copa, un pincho moruno con salsa de yogur y queso.
Francamente bueno la mezcla de sabores de las especias del pinchito, con el yogur y el queso…

Y servido en el plato alargado, tenemos el mas llamativo de los dos… puntas de solomillo con queso camembert fundido aderezado con albahaca.
Muy bueno, pero eso sí, nos supo a poco…

He olvidado comentar que las tapas no son a elegir… y van saliendo segú lo que tengan.

Lo unico malo, es que pedimos los pintxos en pleno apogeo de gente, con la cocina funcionando a toda maquina, en un simil naviero, por lo que tardo algo más de lo normal, pero nada que sea signifiativo.
Así llegó la hora de pagar.
El precio de cada caña, fue de 1,90€ y el de los pinxtos, oscila entre los 2 y los 4,30€.

Y como curiosidad final… un decálogo de diez mandamientos, que muchos sitios se deberían aplicar…

Anuncios