Otro sitio mas que hemos probado. Es lo que tiene el fin de semana, que deja más tiempo libre y si encima no llueve aunque haga frío pues eso… que intentamos ir a sitios nuevos y luego contaroslo por aquí…
En esta ocasión decidimos tomar unas cañas en La Taberna de Gamboa.

Se trata de una taberna situada a espaldas del Ayuntamiento, mas concretamente en la calle Lepanto , junto a la calle Escudo del Carmen.

http://maps.google.es/maps?q=37.174412,-3.597953&num=1&t=w&ie=UTF8&ll=37.173926,-3.597645&spn=0.001272,0.00284&z=14&output=embed
Ver mapa más grande

Se trata de un bar no muy grande, cuidadosamente decorado, donde podemos desde tapear hasta pedir raciones
Nos recibe una barra no excesivamente grande que ocupa el ancho del local. Hay alguna mesa alta donde poder sentarse. La decoración clásica hace uso de elementos relacionados con el vino, encontrando además botellas en la parte alta a modo decorativo.

El bar en cuestión se encuentra en una de las zonas de la ciudad en las que en los últimos años se ha producido un repunte en lo que a la actividad hostelera se refiere, pudiendo ubicar en la zona multitud de sitios donde tapear y comer.
Así tenemos muy cerca El Pecado, Santo & Seña, El Retiro

Aunque como decía se presta una especial atención al vino, nosotros en primer lugar pedimos dos cañas.
Sevidas bien frías en copa, no pegaban quizá mucho con la temperatura que hacía en la calle.
Mientras dábamos un primer sorbo nos sirvieron la primera tapa.
No son a elegir, y en nuestro caso la primera consistió en unas rebanadas de pan tostado con aceite de oliva acompañadas por unas rodajas de ibéricos y jamón.

Dimos pronta cuenta de ella mientras el lugar se había ido llenando lenta pero continuamente. Nuestra mesa ya se encontraba rodeada de gente, lo que me hizo más complicado hasta pedir 🙂 .
Esta segunda ronda estaba compuesta por un Baigorri que me pedí yo y otra caña.
La tapa que la acompaño fueron dos cuñas de tortilla de patatas adornadas con pimientos morrónes.

Tanto el aspecto general del sitio, como la presentación y el servicio ha sido muy correcto, a la vez que la chica que nos atendió rápida y eficaz, pues aunque había gente, hasta el punto de salirse a la calle algunos, no tardaron casi nada en servirnos.

Y viendo como en la calle las temperaturas eran bajas, decidimos cerrar la noche en el mismo sitio.
Algunos huecos se habían generado ya en la barra, por lo que no estaba la gente tan apretada.
En esta tercera y última ronda, la bebida consistió en dos Baigorri.
La tapa en esta ocasión fue un plato de carne con champiñones y boletus que estaba francamente bueno.

El precio de cada caña era de 2€ y el de los vinos rondaba los 3€. 
No hicimos cuentas, aunque no deben ser difíciles de sacar y podéis hacéros una idea fácilmente, per el total rondaba los 15€. La verdad es que fuimos a probar y el sitio nos ha sorprendido gratamente, tanto por el ambiente como por la atención y el tapeo.

Anuncios