Esta semana vamos a mal acostumbrar a nuestros lectores. Y es que sí ayer viernes os hablamos del Bellevue, hoy de forma imprevista os presentamos un sitio nuevo: Moa Gastrobar.

Situado en la calle Rosario, ocupa el lugar del antiguo Danubio. Esta en pleno centro muy cerca, por no decir puerta con puerta, e otros sitios como La Pajuana Creativa o Los Diamantes.

https://maps.google.es/maps?q=37.172748,-3.596236&num=1&t=h&ie=UTF8&z=14&ll=37.172641,-3.595212&output=embed
Ver mapa más grande

Se trata de un local moderno, con decoración cuidada y minimalista. Predominan los tonos claros y la limpieza de lineas. Una barra en forma de “L” nos recibe en la entrada. A la izquierda, un grupo de 4 mesas altas donde poder tapear o pedir algo para compartir. A la derecha, junto a la barra, un pequeño comedor. Me recordó al concepto del Versión Original.

Al llegar no había demasiada gente, por lo que no tuvimos problema para elegir sitio. Nos pedimos dos cervezas mientras ojeábamos la carta. Hay platos para compartir y picar y las tapas no son a elegir. Según nos comentaron, buscan tener un carta con platos de distinto origen, donde prime la originalidad y la calidad y van cambiando y añadiendo de forma frecuente.

En nuestro caso la primera tapa estaba compuesta de dos rebanas de pan con lomitos de cerdo al whisky con manzana. Aunque a mí la manzana no me gusta, he de decir que estaba muy bueno y nos supo a poco.

No tardamos mucho en terminaresas cañas, por lo que pedimos otra. Nos gustó la música “popera” que acompañaba la velada. Nos pedimos otra segunda ronda… otras dos cañas y en esta ocasión la tapa era de queso con mermelada de pimiento rojo. La presentación cuidada y un servicio muy atento.

Como nos habíamos quedado con algo de hambre y vimos pasar un plato con buena pinta, decidimos probar. Se trataba de cho buey con shitakes y vermicelli de arroz. Para los que desconozcan qué es, como me pasaba a mí, se trata de tiras de pollo con verduras acompañadas de una especia de fideos chinos (vermicelli) y una especie de algas (shitake), pero no estoy demasiado seguro. Tardaban algo en servirlo debido a que tenían que preparar el plato desde cero, que es algo que luego se nota en el sabor.

A la hora de pagar el precio de cada caña fue de 2€ y el plato 7,50€. He de destacar el trato cercano y amable que tuvieron, algo que no es frecuente y que siempre es de agradecer.

Anuncios