Otro fin de semana que pasa y ya estamos en el ecuador de las vacaciones o casi. Estos días la ciudad cambia su tradicional ambiente y la ausencia de estudiantes deja que se noten más los turistas que nos visitan.
Zonas como Navas o los alrededores de la catedral, son lugares donde es fácil encontrar visitantes foráneos disfrutando de nuestra gastronomía, en forma de comidas más o menos formales y como no, de tapas.

En esta ocasión hemos estado en El Deseo, situado en la Plaza de las Pasiegas, muy cerca de La Ermita Centro, Oliver, Provincias, y muchos más. Allí hablamos con Gabriella y Sergio, relaciones públicas y encargado del local. Nos comentaron la historia que tiene detrás, con tres años y medio abierto y con una clientela fiel y el tipo de cocina que tienen, con una mezcla de estilos entre la gastronomía típica granadina y la italiana.

Ver mapa más grande

Ya entrando en materia, se trata de un sitio amplio, en el que podemos desde comer de la forma más tradicional a pedir un plato o tapear. Una barra amplia nos da la bienvenida, con una cocina a la vista, al igual que la barra situada a la derecha. E nuestra izquierda quedan unas mesas agrupadas en fila donde poder sentarnos y comer o incluso tapear. Al fondo, tras atravesar un pequeño pasillo junto a un patio, otro salón más dividido en dos ambientes y fuera la terraza.

La decoración cuidada, presenta abundancia de madera y toques minimalistas y se respira limpieza. En nuestro caso entramos dentro, pues aunque en esta época las terrazas poseen sistemas de climatización, el calor era difícil de soportar y era más agradable el interior.

Aunque había sitio suficiente nos sentamos en la barra y pedimos dos cañas para empezar. Una atención correcta y rápida, pues no tuvimos que esperar. Una cerveza bien fría y tocaba esperar la tapa.
Estas no son a elegir y dependen un tanto de lo que vaya saliendo de cocina. En nuestro caso la primera consistió en Mozzarella rebozada in carrozza, que para el que lo desconozca es una especialidad de la Campania pero que se ha hecho muy popular en toda Italia, como un entrante ligero.

Mientras estábamos disfrutando de la cerveza fría y probando la tapa, nos obsequiaron un un poco de falso atún. Con dicha tapa ganaron el año pasado en concurso de la tapa y la verdad fue un detalle que nos invitaran a probarla. Iba acompañada de dos cebollitas bañadas a su vez creo en cebolla caramelizada.

Una vez terminada esa primera ronda, nos decidimos a pedir otra. Mientras estábamos mirando la carta, de vinos, que fue la que abrimos. Bastantes denominaciones de origen en precios que rondaban los 13 euros por botella. Como desconocedor de la materia dejo a los expertos en caldos que den su opinión.

Nos sirvieron mientras estábamos tirando las fotos las cañas y la tapa y no nos dimos ni cuenta. Esta segunda tapa consistía en un platito con ensalada de pulpo y verduras. Y es que en esta época una tapa fría siempre viene bien con estos calores.

Mientras entraba alguna gente nosotros dábamos cuenta de nuestra tapa y llegaba la hora de marchar. El precio de cada una de las cañas fue de 2 euros, que es el mismo de todos los locales alrededor con unas tapas distintas a lo que encontramos normalmente. Tienen grupo en Facebook para todo aquel interesado en contactar con ellos de forma más directa.

Anuncios