Vista caña

Estamos inmersos en medio de un puente que supone la antesala de las navidades. La ciudad ha acogido a un buen número de visitantes que disfrutan de la ciudad y sus encantos. Uno de los más conocidos, en lo que a nivel gastronómico se refiere, es el tapeo, y para ayudar a conocer los mejores sitios estamos nosotros. En esta ocasión, y como hacemos casi todos los viernes, presentamos un nuevo local: El Sacacorchos.

Entrada

Volvemos de nuevo al barrio de Figares, en los alrededores de la calle Alhamar, más exactamente en la calle Conde Cifuentes. Muy cerca de sitios como La Fonda, Entretelas, Casa Antonio o La Rocina encontramos el Sacacorchos, un local de gran ambiente especializado en comida tradicional.

Llegamos en un jueves por la noche pensando que gozaríamos de más espacio pero cual fue nuestra sorpresa al ver como el local estaba casi lleno. Una barra bastante amplia ocupa casi la totalidad del local, encontrando unas mesas a la izquierda. La decoración es clásica, con paredes en piedra y una madera en tonos oscuros. Al fondo, a la derecha, una puerta da acceso a una carpa exterior, con capacidad para unas diez mesas, que igualmente se encontraba repleta de gente. La actividad era por lo tanto frenética.

Grifos

Interior

Vista perspectiva

Aunque en un principio nos costó, logramos encontrar un huevo en la barra donde decidimos sentarnos. Dos cervezas constituían la primera ronda, servidas en copa, algo que siempre es de agradecer. El sitio, posee además una variada carta de vinos, algo de lo que la gente daba buena cuenta. La primera tapa, como en otros lugares, no es a elegir, por lo que teníamos la duda de que acompañaría las dos cervezas. Cuando nos pusieron un plato alargado la sorpresa fue más que agradable. Consistía esta primera tapa en una plato, casi como media ración de patatas a lo pobre con pimientos, jamón y algún aliño que no atino a acertar. Las fotos no hacen justicia al sabor.

Patatas con jamón y pimientos

Patatas a lo pobre con jamón y pimientos

El sitio cada vez tenía más gente, pese a que casi no había sitio donde acoplarse. Nosotros, pese a sufrir alguna estrechez, decidimos pedir otras dos cervezas. Esta ocasión la tapa tardó un poco más pero al final la espera también valió la pena. Se trataba de dos hamburguesas acompañadas de unas patatas chip. La nota agradable la puso la camarera que cuando vio que tardábamos en probarlas nos sugirió la posibilidad de cambiar la tapa si no nos agradaba. Todo lo contrario y es que tirando las fotos para el artículo se nos había ido el santo al cielo.

Caña y tapa

Hamburguesas

Burguer

Mini hamburguesas

Hamburguesitas

Tras dar buena cuenta de esta segunda ronda, ya si decidimos irnos, no sin antes abonar la consumición. El precio por las cuatro cervezas fue de 8 euros, que suele ser el precio habitual. Un sitio que desde mi punto de vista considero recomendable. Solo falta la opinión de nuestros lectores.

elsacacorchos

Anuncios