Arroz negro

De nuevo estamos a viernes… muy cerca ya tanto de la Navidad, como del supuesto fin del mundo, por lo que si tenías alguna caña o comida pendiente no la dejes para el último día. Por si acaso… vamos sobre todo para evitar celebraciones de Navidad de empresas y amigos. Y eso es algo que ya empieza a notarse en algunos sitios e Granada, con la gente alternando, a pesar de la manida crisis. En nuestro caso vamos a presentar el quizás pueda ser el penúltimo lugar antes de fin de año, donde cogeremos (aún no es seguro) una semana de descanso. Para esta “penúltima” hemos acudido al Bar de Fede y esta fue nuestra experiencia.

Entrada

Los alrededores de la Plaza de San Agustín se han convertido en un núcleo pleno de locales de copas y sitios para tapear. Encontramos así ejemplo como son el bar Mercado, Los Toneles, Saint Germain y en este caso el Bar de Fede, que lleva algo más de un mes funcionando. Está situado en la calle Marqués de Falces, haciendo esquina con la calle Santa Paula, muy cerca de puntos importantes en el centro como el Mercado de San Agustín, la Facultad de Derecho o la Gran Vía.


Ver mapa más grande

       Lo primero que nos llama la atención al entrar es la colorida y cuidada decoración. Con profusión de elementos de muy variada tipología, un colorido y floreado papel tapiz nos da la bienvenida junto a una serie de mesas altas distribuidas a la entrada. Todas están ocupadas y algo más al fondo, una amplia barra en forma de “U” sigue cobijando clientes. En las esquinas sendas columnas a dividen en distintos tramos, mientras en el fondo situado junto a las cristaleras que dan a la calle Santa Paula, varias mesas más albergan a clientes dando buena cuenta de distintos platos.

Detalles

Vinos

Platos

Nosotros conseguimos, como decía, un hueco en la barra, en una de las esquinas, muy cómodos salvo por los a veces molestos cumpleaños pasados de rosca que teníamos como vecinos. Nada más llegar, nos atendieron en la barra, en este caos un camarero vestido de forma elegante pero informal. Algo realmente llamativo, pero a valorar, la vestimenta… y que en pocos sitios tienen en cuenta. Iba además en conjunción con el sitio, que transmitía limpieza.

Lampara

Papel tapiz

Grifos de cerveza

Para esta primera ronda decidimos pedir una cerveza y un refresco, algo que personalmente no me gusta hacer en la calle, debido al sobreprecio que suele suponer. Tras una breve espera en la que el interior de la barra era un continuo no parar, nos sirvieron la tapa. Esta, va saliendo de cocina según vayan elaborándose, eliminando la posibilidad de elección. Aunque al principio no sabíamos lo que era, Ana, una amiga del grupo de Facebook nos sugirió que podía tratarse de “congrí” al ver la foto que habíamos colocado como adelanto. Al final se trataba de un cubilete de arroz negro con marisco acompañado de morones y una salsa que no sabría especificar. Como podéis apreciar, la presentación era muy cuidada y el resultado final, aparte de llamativo, era apetitoso. Cabe decir que no duró en exceso en el plato.

Caña y arroz negro

Arroz negro

Tras terminar esta primera ronda, y como salvo puntualmente por nuestros vecinos, estábamos agosto, decidimos pedir otra ronda. Para esta ocasión fueron dos cañas y una espera algo más prolongada. Al cabo de unos minutos, Fede, que era como la gente se dirigía a él, nos preguntó si nos había gustado la primera tapa y si queríamos carne en salsa con patatas de segundo. Contestamos afirmativamente y no nos defraudó. La salsa elaborada con nata y pimienta tenía una gran suavidad, que a su vez impregnaba la carne y suavizaba su textura. Incluso, al dar cuenta al final de nuevo nos preguntaron si todo era de nuestro agrado, una buena costumbre que es de agradecer en estos tiempos que corren.

Carne en salsa

Segunda tapa

Entre cañas

Plato de carne salseada

Ese fue el final de nuestra estancia, no sin antes abonar nuestra deuda. El total por las cuatro consumiciones fue de 7,20 euros, que si mal no me salen las cuentas suponen 1,80 por cada una. Un precio ajustado para un sitio donde pasamos un buen rato y al que es casi seguro que regresaremos.

elbardefede

Anuncios