segunda tapa

En plena vorágine semana santera, los días avanzan consumidos por las intermitentes lluvias que no tienen contentos ni a visitantes ni a cofrades. Así los bares en lugar de estar llenos ofrecen noches de relax, al menos más de lo deseable. En el sur siempre son bienvenidas las lluvias, pero se echa en falta el sol, tantos días seguidos con nubes y agua…

sabor a publo

Pero ni aún así faltamos a la cita. En plena Semana Santa hemos buscado algún sitio que se salga de las conocidas rutas del centro de la ciudad que en estos días pueden verse con mayor afluencia de clientela.

Nos hemos desplazado hasta los límites del barrio del Realejo, junto al paseo del Salón, zona con grandes avenidas y terrazas donde disfrutar, cuando lo hace, el buen tiempo. En un día con agua, nubes y sol, hemos acudido a un bar que no lleva demasiado tiempo abierto. Con Sabor a Pueblo, a tradición, y es que ese es su nombre. Y está… fue nuestra experiencia.

Situado en la confluencia de las calles Concepción y Simeón, junto al Paseo del Salón, cerca de La Juliana, Vida Lenta (Slow Life), Al Andalus o El Albergue. Además, en la placera contigua podemos disfrutar de unas mesas a modo de terraza aunque nosotros entramos y nos situamos en la barra.

El local es amplio, con una gran barra que ocupa gran parte del local. Al fondo un pequeño patio decorado con motivos granadinos pero al que no se puede acceder. Algunas mesas jalonan un pequeño salón, en las que poder tapear o poder saborear algunos platos o raciones.

interior

Nos sentamos en la barra en un momento en el que no había demasiada gente, pues los rayos del sol incitaban más a salir a la calle. No tardaron nada en atendernos y nos pedimos dos cañas. La decoración tradicional, sin nada que destacar, pero acogedora presentaba paredes en ladrillo visto y madera. Elementos como jamones y embutidos podían observarse como ornamento tras la barra.

Decoración

detalle

Nos sirvieron las dos cañas que habíamos pedido para está primera ronda y la tapa no se hizo de rogar. No es una tapa que podamos elegir, por lo que conlleva sus riesgos. En nuestro caso la tapa estaba compuesto de dos wrap (rulos) de jamón asado con champiñones y setas, aderezado todo ello con miel de cocina. Un sabor interesante el que siempre aportan las setas a un plato y en este caso no iba a ser distinto.

fajitas

Plato

Dos cervezas

Fajitas de jamón asado con setas

El sitio sufría entradas y salida de gente… la Semana Santa se nota y eso que no eran horas. Nosotros volvimos a pedir otras dos cañas, bien frías y servidas en copa. Habíamos meditado seriamente el salir al sol, pues se había quedado una mesa libre, pero al final continuamos en la barra.

Dos cañas

Esta segunda tapa tardó algo más en llegar, condicionada por una cocina que debía de dar salida a más mesas. Esta segunda era un plato de boquerones fritos acompañado de patatas fritas estilo inglés. De hecho al principio no me parecían ni si quiera patatas fritas.

boquerones fritos

primera tapa

Un sabor suave que casi nos hizo pedir otra ronda pero de lo que al final tuvimos que desistir viendo la hora que era, no sin antes pedir la cuenta. El total por las 4 cañas fue de 8 euros, a dos euros cada caña para un sitio que con las noches de primavera y verano y su terraza puede prometer agradables veladas.

saborapueblo

Anuncios