Pasada la Semana Santa, la ciudad recupera el pulso habitual y el día a día de los granadinos vuelve a esperas de la llegada del Corpus. Los sitios de tapeo han sido un reclamo más en una semana en la que las lluvias no han dejado lucir a la ciudad en todo su esplendor. La zona del centro es la que ha atraído un mayor número de visitantes pues junto a los atractivos de carácter monumental e histórico que posee, un gran número de locales para tapear abundan en sus calles.

Caña y tapa

Los que nos sigan desde hace tiempo recordaran La Pajuana Centro, y allí encaminamos los pasos para pasar un buen rato cuando nos dimos cuenta que había cambiado el local. Ahora con otro ambiente distinto se llamaba Tasca El Conde y ni cortos ni perezosos decidimos probar que tal se tapeaba.

Entrada

Antes de nada, para situarnos, la taberna ocupa el sitio que antes era La Pajuana, en la calle XXXXXXXXX , perpendicular a la calle Varela y a la Plaza de los Campos. Muy cerca tenemos otros muchos sitios, como Taberna de Jam, Los Diamantes, La Pajuana Tapas, Braserito, Raro de Luna o Moa Gastrobar. Como veis, la oferta es amplia y seguro que me dejo alguno en el tintero.

El local mantiene la misma distribución que antes tenía La Pajuana, con una pequeña barra a la izquierda y algunas mesas a nuestra derecha. Al llegar las mesas estaban ocupadas, por lo que nos situamos en un hueco que había en la barra.

Corchos decorando

Rápidamente nos atendieron y decidimos pedir dos cañas. El camarero, dispensaba un trato cercano y con mucha simpatía, algo que siempre es de agradecer. La decoración aunque sin ser muy abundante, cumple perfectamente su cometido. Si antes predominaban los tonos grises, ahora el color claro, beige o negro es dominante y el “logo” del bar aparece como nota simpática. Se trata de un mostacho y un monocular.

Barra

No se pueden elegir las tapas, por que estábamos a la espera y con curiosidad. Así para acompañar las dos cañas nos sirvieron de tapa dos rebanadas con lomo a la plancha acompañadas de unas patatas fritas, que sin embargo no era especialmente abundante.

Rebanada de pan con lomo

Lomo con patatas

Debido a que ya eran altas horas y el hambre hacía acto de presencia, no tardamos en pedir otra caña. Estas, servidas en copa, tenían un tamaño generoso.

Caña y Corchos

La situación volvía a repetirse, aunque esta vez teníamos más pistas de la siguiente tapa. Mientras el local era un continuo salir y entrar de gente, e incluso en la calle había personas disfrutando de algunos vinos.

Mientras una mesa se había quedado libre y nosotros decidimos seguir en la barra, nos sirvieron la segunda tapa. Esta vez era un plato de lomo al ajillo acompañado con patatas fritas. Una tapa tradicional que ademas tenía un sabor francamente bueno.

Cerveza

Tapa de lomo al ajillo

Patatas de cerca

En ese momento la gente que estaba en la calle entró, pues la lluvia volvía a hacer acto de presencia, momento en el cual decidimos irnos. El precio de cada consumición era si mal no recuerdo de 1,70 euros, bastante bueno teniendo en cuenta el sitio en que nos encontramos y el trato recibido. Seguro que volveremos.

Cartel

 

tascaelconde

Anuncios